El corazón es un músculo localizado en el centro del tórax, bajo el esternón, ligeramente ladeado hacia la izquierda. En condiciones normales, el corazón presenta el tamaño de un puño, y su función principal es bombear sangre rica en oxígeno al resto del cuerpo.

El corazón se divide en cuatro cámaras. Las dos cámaras superiores (aurícula derecha y aurícula izquierda) y las dos inferiores (ventrículo derecho y ventrículo izquierdo). El lado derecho del corazón recibe sangre poco oxigenada del cuerpo y expulsa esta sangre a los pulmones, donde recoge oxígeno. El lado izquierdo del corazón recibe la sangre oxigenada de los pulmones y la bombea a los órganos y al resto del cuerpo. Hay cuatro válvulas en el corazón, que se abren y se cierran como si fueran puertas que dirigen el flujo sanguíneo desde el lado derecho del corazón hacia los pulmones, de los pulmones al lado izquierdo del corazón, y del lado izquierdo del corazón al resto del organismo. Estas cuatro válvulas unidireccionales (se abren para dejar pasar el flujo sanguíneo y se cierran para prevenir que la sangre refluya), mantienen la sangre fluyendo en una dirección única a través de cada cámara mientras el corazón bombea. Los vasos sanguíneos que proporcionan sangre oxigenada al músculo cardíaco son las arterias coronarias. EL corazón presenta también un punto de marcapasos que lanza un estímulo eléctrico que coordina la contracción del músculo cardíaco y proporciona un ritmo regular “latidos rítmicos o regulares”.

EL CORAZON

ENFERMEDADES DEL CORAZON

La función de su corazón está determinada por cómo bombea la sangre desde ambos ventrículos (cámaras inferiores). Recuerde que esto ocurre cada vez que el corazón se contrae (con cada latido). Su médico utilizará el término FRACCION DE EYECCION, que hace referencia al porcentaje de sangre que sale del corazón cada vez que éste se contrae.

 

A continuación, se citan los problemas que pueden afectar al funcionamiento de su corazón:​

  • Obstrucción de las arterias coronarias (enfermedad coronaria)

  • Daño del músculo cardíaco o de los ventrículos

  • Mala apertura o cierre de las válvulas (valvulopatías)

  • Cambios en el ritmo cardíaco, como la fibrilación auricular

  • Defectos congénitos (estructuras anatómicas anómalas desde el nacimiento)

A continuación, se citan los problemas que pueden causar daño del músculo cardíaco:

  • Obstrucción de las arterias - su médico se referirá a ello como isquemia

  • Hipertensión arterial - su médico se referirá a ello como hipertrofia ventricular

  • Consumo excesivo de alcohol - su médico se referirá a cardiomiopatía dilatada

  • Infecciones - su médico se referirá a ello como miocarditis o endocarditis

  • Amiloidosis - su médico se referirá a ello como cardiomiopatía restrictiva

  • Causas desconocidas - su médico se referirá a ello como cardiomiopatía idiopática

Las válvulas cardíacas aseguran que la sangre fluya en la dirección adecuada (una única dirección) mientras es bombeada a través del corazón. Cada válvula cardíaca está compuesta de dos o tres velos que se abren y cierran con el flujo sanguíneo (debido a cambios en las presiones fisiológicas).


Cuando una de esas válvulas presenta alguna alteración, el flujo sanguíneo se vuelve turbulento (lo contrario a laminar), y pierde su continuidad; como consecuencia sus cavidades cardíacas pueden dilatarse, siendo el ventrículo izquierdo el más frecuentemente afectado.

Las alteraciones en las válvulas cardíacas pueden ser:

  • La válvula no se abre correctamente - su médico se referirá a ello como ESTENOSIS

  • La válvula no cierra correctamente - su médico se referirá a ello como INSUFICIENCIA

  • Ambas - estenosis e insuficiencia pueden coexistir en válvulas muy dañadas


Las principales causas de estas alteraciones en las válvulas cardíacas son:

 

  • Formación anormal antes del nacimiento - su médico se referirá a ello como congénita

  • Tejido cicatricial debido a fiebre reumática o infecciones bacterianas (endocarditis)

  • Debilidad o endurecimiento por desgaste de la edad o a alguna condición genética

ENFERMEDAD CORONARIA

Las arterias coronarias aportan sangre oxigenada al músculo cardíaco (ventrículos). Hay una arteria coronaria derecha (RCA) y una arteria o tronco coronario izquierdo (LM). Este se divide en descendente anterior (LAD) y circunfleja (Cx). La enfermedad coronaria ocurre cuando las arterias se estrechan tanto que no pueden aportar suficiente sangre oxigenada al músculo cardíaco. Esto puede ser debido a depósitos de grasa o colesterol (placas) en la pared. A su vez, esto puede provocar dolor torácico (angina). Además, un trozo de placa puede desprenderse y dar lugar a la formación de un coágulo que obstruya por completo el flujo sanguíneo (infarto de miocardio).

Algunos pacientes con enfermedad valvular necesitan un bypass coronario arterial (CABG) para mejorar el flujo sanguíneo al corazón. El término “bypass”, “injerto” o “puente” hace referencia a las arterias o venas extraídas de otra parte del cuerpo para crear conductos y “bypassear” las arterias obstruidas. Su cirujano decidirá el número exacto de arterias que van a ser “bypasseadas”.


La cirugía clásica consiste en tres “bypasses”: una arteria de la pared torácica (arteria mamaria interna izquierda - LIMA) a la LAD, una vena de la pierna (injerto de vena safena - SVG) a la arteria obtusa marginal (OM - rama de la Cx) y un SVG a la arteria descendente posterior (PDA - rama de la RCA). Sin embargo, los expertos en cirugía coronaria actualmente abogan por una revascularización totalmente arterial en pacientes jóvenes. En este contexto, su cirujano utiliza sólo injertos arteriales (no se extraen venas de las piernas). Además de la LIMA, se pueden extraer la arteria mamaria interna derecha (de la pared torácica - RIMA) y la arteria radial (del antebrazo izquierdo).

Configuración común para la cirugía de injertos coronarios - CABG. Utilización de la arteria mamaria izquierda y dos venas (arriba) y revascularización arterial total utilizando la arteria mamaria interna izquierda y derecha, así como la arteria radial (abajo).

ANEURISMAS AORTICOS

Un aneurisma aórtico es una dilatación o “abultamiento” de la arteria principal del organismo, la aorta. Cuando una parte de la aorta se debilita, puede dilatarse y llegar a rasgarse. Pese a que esto ocurre más frecuentemente en la aorta abdominal, también puede darse en la aorta torácica.


La pared de la aorta es elástica y se puede adaptar a los cambios de presión arterial o ritmo cardíaco (por ejemplo durante el ejercicio). Sin embargo, algunos factores como la tensión arterial elevada (hipertensión) y la ateroesclerosis (endurecimiento de la pared), o la edad (desgaste y erosión por la evolución natural, estrechamiento, endurecimiento y calcificación de las arterias con el tiempo), provocan rigidez y, por tanto, debilitan las paredes de la aorta, pudiendo derivar en una dilatación.


La mayoría de los aneurismas no provocan síntomas, a menos que presenten una dilatación severa o una ruptura, provocando dolor de espalda y malestar. La ruptura de la pared arterial (su médico se referirá a ello como disección aórtica), causa dolor intenso y puede conllevar un sangrado masivo que puede producir la muerte en minutos u horas (constituye una emergencia). Además, el flujo sanguíneo puede hacerse turbulento y enlentecerse cuando pasa a través de la porción dilatada, provocando la formación de coágulos. Estos coágulos pueden desprenderse y provocar una embolia.

Screening recomendado a los siguientes pacientes:

  • Pacientes entre 65 y 75 años que son o han sido fumadores

  • Al menos 60 años con familiar de primer grado que ha tenido un aneurisma

  • Pacientes con síndrome de Marfan o válvula aórtica bicúspid

Todos los procedimientos aórticos consisten en reemplazar la parte dilatada de la aorta para evitar un mayor crecimiento y una potencial ruptura. Un injerto tubular hecho de poliéster sustituye la aorta (tubo blanco en las imágenes). Ocasionalmente, la válvula aórtica también necesita ser reparada o sustituida durante el mismo procedimiento.

Las indicaciones para cirugía incluyen:

 

  • Su aneurisma se ha roto (su médico se referirá a ello como disección aórtica)

  • Su aneurisma causa síntomas o presenta un crecimiento rápido (alto riesgo de ruptura)

  • La reparación de aneurismas se recomienda cuando alcanzan un diámetro de 5,5 cm

  • Se va a someter a otro procedimiento y el aneurisma ha crecido de tamaño

FIBRILACION AURICULAR

La fibrilación auricular (AFib), conlleva un latido cardíaco errático e irregular, que puede dar lugar a la formación de coágulos, con el consecuente riesgo de embolia, y dilatación ventricular (con dilatación anular secundaria e insuficiencia mitral), entre otras complicaciones cardíacas. Se cree que se origina alrededor de las venas pulmonares, y que aislar esta zona puede prevenir que ocurra. Esto se realiza mediante la aplicación de calor (radiofrecuencia o energía eléctrica) o frío (crioablación) a las venas, creando líneas de cicatrización (o barreras), que interrumpen la propagación de los impulsos (este procedimiento se conoce como Maze). Es importante destacar que cuanto más tiempo lleve el paciente en AFib, menos probable es el éxito del procedimiento de ablación. Además de esto, su cirujano puede optar por proceder al cierre de la orejuela izquierda. Esto se hace porque la orejuela izquierda (pequeño apéndice en la pared muscular de la aurícula izquierda) es el principal punto de origen de los coágulos en el contexto de la fibrilación auricular.

VALVULOPATIAS         ENFERMEDADES DE LAS VALVULAS DEL CORAZON

© 2023 by The Orthopedic Group. Proudly created with Wix.com

Inicio  |  Dr. Javier Castillo  |  Hispanic Heart Center The Mount Sinai Health System  |  Conflicto de Intereses   |   Mapa del Sitio Web  |  Contacto

Hispanic Heart Center

Department of Cardiovascular Surgery

The Mount Sinai Hospital

1190 Fifth Avenue GP2W

New York, New York 10029

  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Google+ Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
Logo US News Modified.png